Existe multitud de formas y técnicas para relajarse. En nuestro centro podemos enseñarte cómo conseguirlo siempre que ese sea un objetivo de la terapia y que sea importante y necesario para ti.


A continuación hay un pequeño listado de algunas técnicas de relajación que puedes aprender en consulta para después utilizarlas cuando las necesites: 


- Respiración abdominal

- Respiración natural completa 

- Relajación mediante el suspiro 

- Respiración alternante 

- Respiración consciente 

- Relajación muscular progresiva de Jacobson (y sus múltiples variantes) 

- Entrenamiento autógeno de Schultz 

- Técnicas de inervación vagal 

- Visualizaciones (imaginación) 

- Autosugestiones 

- Técnicas de distracción


Como habrás observado, varias de estas técnicas se basan en la respiración, en respirar de una manera diferente a como respiramos habitualmente, de manera que produzca determinados efectos sobre nuestro cuerpo y nuestra mente, efectos como estados internos de calma y tranquilidad.


Hay que recordar que las habilidades que se enseñan se adaptan a las características de la persona que las aprende y de su problema, para conseguir los mejores resultados.


Por otro lado, también se puede potenciar su aprendizaje y efectos con el uso de la Hipnosis Clínica, la cual también podemos utilizar en la consulta.


Con respecto al uso del Mindfulness para relajarse, no la consideramos una técnica de relajación como tal, aunque su práctica pueda tener como consecuencia o efecto que la persona se relaje y alcance ciertos estados de calma y tranquilidad, entre otras cosas.


A continuación compartimos varios enlaces con prácticas guiadas de relajación, esperamos que sean útiles:


- Relajación muscular progresiva de Jacobson:         

 - Respiración consciente


 - Relajación guiada por Santiago Pazhín


Publicado: 17 de Septiembre de 2014 a las 10:53